Algo había dentro

Algo había dentro